Si solo son dos botones

Últimamente me encuentro con personas buscando un informático con el fin de que les rediseñe/haga su web empresarial, mantenga los servidores, securice los servicios, administre copias de seguridad, controle servidores replicados, balanceadores de carga (sin saber qué son, solo "son algo que han oído que tienen las grandes empresas"). Por supuesto la tendencia de moda es también pedir esa app multiplataforma android, iphone, windows phone (y sí, hasta blackberry).

Hasta ahí todo va bien. (Inserte aquí el emóticono de okey del whatsapp)
Es una persona mandada por una empresa dándoselas de experto en la materia por haberse leído 3 revistas de informática la semana de antes. Me parece perfecto. Lo que me parece (Inserte aquí calificativo descabellado por no valorar nada un trabajo) es añadir la coletilla de "total, vamos, dos botones, lo que hacéis los informáticos".

Cuando hablamos del deseo de la web de empresa claro está que se busca un aspecto en el que haya trabajado un diseñador profesional así como varios especialistas.

Ahora viene el momento en el que termina la reunión y llega la hora del presupuesto.

"¿Pero si yo pensaba que eso sería cosa de cien, doscientos euros? ¿Y eso del mantenimiento...? Conozco un hombre que me lo hace por cuarenta euros y no me cobra mantenimiento. Me quieres estafar."

¿Perdona qué? Buscas un trabajo profesional de una calidad que en muy pocos lugares vas a encontrar (porque admitámoslo, hay cada chapuza hecha por ahí...) y dices que "como mucho" estarías dispuesto a pagar a un equipo completo con cien doscientos/trescientos euros porque "total es pulsar tres teclas"?
 Y además no bastando con eso comparas un trabajo de un equipo profesional con la chapuza del hijo del vecino que tiene x años y es un genio infomático (que puede que lo sea pero que si no te va a cobrar mantenimiento, los servidores no los pagará él ende posiblemente sea hosting gratuito con todo lo que eso conlleva) (Peores cosas me han dicho aqui -que un amigo les hace la web con una herramienta que se llama wix, que photoshop permite exportar directamente a codigo web, que él la haría en word pero no tiene tiempo...)

Claro está que luego te queremos estafar porque si quieres utilizar imágenes con copyright te decimos que hay que hablar con el autor de la imagen y si se llega a un acuerdo pagar una licencia que normalmente no es una cifra significativa.

Está claro que el hecho de utilizar servidores reales, con los gastos de mantenimiento que eso conlleva (tanto de hardware como de software) y que tengas el control de tus datos te debe parecer una aberración. Ya que es mejor no pagar por un mantenimiento y que todo tu sistema dependa de un tercero y que el día que se canse de darte servicio "gratuito" pierdas todo aquello por lo que has pagado tanto.

El otro día vi un Tweet que me encantó referente a esto.

Y es que total, tienes razón. Solo son dos botones. Así que ¿qué pasaría si el botón de cobrar cambiara la funcionalidad con el de pagar en una cuenta bancaria por un día? Total, sólo son dos botones.

Existe la creencia cada vez más extendida de que las personas dedicadas al mundo de desarrollo web arrastran ventanitas y después de visualizar la web en su cabeza dicen las palabras mágicas y tachán. Todo funciona. No hace falta realizar pruebas ni lidiar con bases de datos porque todo funciona por obra y gracia de Aladín el mago. Pues señores, los informáticos, podremos hacer magia de alguna forma pero en el mundo real las Webs así como las configuraciones y todo lo relacionado con la informática se crean picando código, cambiando parámetros y documentando todo. (También desea el señor que así por la cara le preparemos una plataforma virtual, un tour, un manual en PDF y docx "por si tiene que editar algo" porque ya que nos iba a pagar 300 euros -que no íbamos a aceptar porque no teníamos ni para la primera semana de desarrollo- por tocar cuatro teclas... para que al menos hiciéramos algo).

 Lo más gracioso de esto es que en el mundo de los negocios al final todos los gastos terminan siendo inversiones. Es ahora cuando llega el hombre de negocios trajeado de corbata, cinturón de oro y con más dinero en su ropa del que está dispuesto a pagar por tocar cinco teclas. Es al llegar y al sentarse cuando dice tener una idea millonaria. Idea que por supuesto no sabe como enfocar y espera que nosotros por nuestro maravilloso altruismo en el tiempo de nuestras vidas que nos sobra le digamos los fallos, le hagamos su estudio de mercado (que no nos corresponde) y le preparemos una aplicación sencillita para que se decida a realizar esa inversión tan grande en nosotros -sin ningún compromiso, para convencerle y ver si nos elije, claro- . Además también nos pedirá que le digamos en cuánto va a rentabilizar esa inversión con los beneficios generados por el proyecto que le hagamos.

Señores si me dedicase a realizar estudios de mercado y análisis financieros me hubiera hecho contable. Espero que comprendan que no es esa mi labor y en ningún momento he ofertado ningún servicio así por mi cuenta. Además, si algún día me dedicase a ofrecer ese servicio, lo cobraría. Por respeto a mi y a la gente que me rodea.

Porque ese tiempo de mi vida no lo recuperaré.

Gracias.





No hay comentarios:

Publicar un comentario