¿Cuándo usar un CMS?

Decisiones ante un plan de negocio



En una entrada anterior criticaba el uso de los CMS con un uso profesional. No obstante en determinadas ocasiones su uso puede ser nuestra única opción. 


Un CMS es un sistema de gestión de contenidos. En otras palabras menos técnicas. Es un sistema que nos ahorra muchísimo trabajo ya que nos da todo hecho. Dejándonos a nosotros, desarrolladores y o novatos en la informática el trabajo únicamente de personalizar las páginas a nuestra medida. 

Algunos ejemplos de CMS son Prestashop, Joomla, OpenErp, Moodle, Wordpress, etc. 

El primer problema que se nos plantea a la hora de crear un sitio web es 'qué presupuesto tenemos?'
Un sitio web requiere unas horas para el diseño del Frontend, otras muchas horas para el diseño del Backend. Y normalmente tenemos que contar unas horas extras porque por regla general del producto final el cliente siempre quiere enredar más con algo. Una columna un poco más ancha, alguna opción diferente, etc. 

Para calcular cuanto cobrar podemos calcular cuantas horas nos llevará y cuanto cobramos nosotros por hora. Pongamos 15 euros la hora a 300 horas el presupuesto como podemos observar se nos va un poco de madre y sólo algunas empresas podrían pagarlo.


Por regla general las Pymes y las empresas medianas tienen presupuestos de 300 a 20.000 euros en los casos más complejos. Pero en los casos más complejos requeriríamos muchísimas más horas de desarrollo o un equipo más grande de programadores. En ambos casos el presupuesto crece enormemente.

Por menos de 1000 euros siendo una página con cierta funcionalidad, como una tienda online con varias opciones más sino usáramos un CMS no saldría rentable.

Con un CMS el número de horas se reduce drásticamente aunque en el caso de usarlo es altamente recomendable conocer el lenguaje de programación del CMS por si deseáramos añadirle alguna opción que por defecto no trajera. 

No obstante el CMS tiene un peso en megas generalmente y el espacio en Web no es algo que deba ser tomado a la ligera. Además al tener tantas funcionalidades por regla general tendrá un rendimiento inferior a cualquier cosa que programemos nosotros pensando en el objetivo final.

Entonces... ¿cuándo usar un CMS? 

Cuando el presupuesto nos lo permita o nos veamos en situación de ello.

Muchas veces escribir el código nosotros mismos ya no solo nos da más control si no que nos puede llegar a ahorrar tiempo si queremos tener solo x funcionalidades. Pero de cara a mega proyectos es posible que no dispongamos de los medios (tiempo, dinero, trabajadores, etc) para poder afrontarlo y ahí es cuando podemos recurrir a un CMS,

Donde yo personalmente siempre que puedo tengo costumbre de toquetear el código todo lo que pueda y más para añadir o cambiar funcionalidades del mismo.

Si basamos nuestro modelo de negocio en el uso de CMS no debemos olvidarnos de tener un departamento de diseño para crear vistas distintas y uno de programación para añadir o modificar funcionalidades. No son necesariamente obligatorios pero es altamente recomendable dado que sino nuestro trabajo será el mismo que el de cualquier usuario con conocimientos medios de informática.

Lo ideal es conocer ambos mundos y decidir en cada ocasión qué opción es la más conveniente para cada caso.


Un fuerte abrazo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario